miércoles, 14 de marzo de 2007

HOY ES EL DÍA...




No existe un día más hermoso que el día de hoy.


La suma de muchísimos ayeres, forma mi pasado.


Mi pasado se compone de recuerdos alegres, tristes...


Algunos están fotografiados y ahora son cartulinas donde me veo pequeño,donde mis padres siguen siendo recién casados, donde mi ciudad parece otra.


El día de ayer pudo haber sido un hermoso día, pero.... no puedo avanzar mirando constantemente hacia atrás,corro el riesgo de no ver los rostros de los que marchan a mi lado.


Puede ser que el día de mañana amanezca aun más hermosopero no puedo avanzar mirando solo el horizonte,corro el riesgo de no ver el paisaje que se abre a mi alrededor.


Por eso, yo prefiero el día de hoy.


Me gusta pisarlo con fuerza, gozar su sol o estremecerme con su frío,sentir como cada instante dice: ¡¡ presente!!


Sé que es muy breve, que pronto pasará,que no voy a poder modificarlo luego, ni pasarlo en limpio.


Como tampoco puedo planificar demasiado el día de mañanaes un lugar que todavía no existe.Ayer fui.Mañana, seré.


Hoy, soy.Por eso:Hoy, te digo que te quiero, te quiero.


Hoy, te escucho.


Hoy, te pido disculpas por mis errores.


Hoy, te ayudo.Hoy, comparto lo que tengo contigo.


Hoy, me separo de ti sin guardarme ninguna palabra para mañana.


Porque hoy respiro, veo, pienso, oigo, sufro,huelo, lloro, trabajo, toco, río, amo.


Hoy. Hoy estoy viva. Como tú.


Hoy puedo decirque tengo más fuerzas para seguir.


Hoy es el día...Un día como no lo hubo y como no lo habrá.



3 comentarios:

Primero Guillón dijo...

Me encanta tu blog por lo que escribes y además porque amas tu patria igual que yo a la mia. Un fuerte abrazo. Wilfredo

Deric dijo...

Hello,

nice to view your blog
Just want to be your blog Followers

we have a lot comment very similar points of view.
check out my blog to give me some comment, Thank

http://worldtravellines.blogspot.com

Fermín Gámez dijo...

Es necesario el ayer, es necesario el futuro incluso. Ambas cosas nos definen. Pero en el hoy somos lo que somos, sin ataduras quizá o con ellas. Pero somos aquí y ahora.